11 noviembre 2006

Libro: La lápida templaria

lápida templaria
Ya he terminado de leerme el libro "La lápida templaria", el autor es Nicholas Wilcox, pseudónimo de Juan Eslava Galán, que utilizó para algunos libros que tienen un estilo bastante diferente al que nos tiene acostumbrado Juan Eslava en las novelas más "normales".
Estas novelas tienen un estilo más de best-seller, tipo "El código Da-Vinci", aunque personalmente creo que El código Da-Vinci no le llega ni a la altura del tacón de los zapatos.
La novela relata la búsqueda por parte de un ex-sacerdote profesor de instituto de la Mesa de Salomón, un objeto mitológico, de tiempos del rey Salomón, que encerraba la sabiduría del Universo y del conocimiento del propio Dios. Esta mesa pasó a los romanos después de la derrota de los judíos ante las tropas del emperador Tito, cuando éstos se sublevaron. La Mesa de Salomón pasó así a Roma, luego, con la caída del Imperio Romano pasó a manos de los visigodos que la llevaron hasta Toledo, y después con la llegada de los musulmanes pasó a Jaén (Juan Eslava nació en Arjona), y allí se le perdió la pista.
La novela es muy interesante porque de desarrolla en gran parte en Jaén capital y en ciudades de su alrededor, y hace mención a muchas leyendas e historias medievales, de la búsqueda de la Mesa de Salomón por parte de los calatravos y las relaciones de éstos con los templarios.
Por ejemplo, uno de los lugares que menciona donde los calatravos buscaron la Mesa de Salomón fue el Castillo de Víboras y también menciona las "vírgenes negras", poniendo como ejemplo las de Fuensanta de Martos o la Virgen de la Villa de Martos. También hace muchas referencias a los tiempos del obispado de Tucci, que se supone que es cuando se perdió la Mesa de Salomón (Si, para el que no lo sepa, Martos (Tucci) fue obispado en tiempos paleocristianos, con los visigodos y hasta que llegaron los musulmanes, ahí es nada)
También hace mucho incapie en Arjona, haciendo un recorrido por los edificios más importantes de Arjona (mmmm... Todavía no he ido con la bicicleta, habrá que ir...).
En fin, la novela es muy interesante, con un estilo muy diferente a las novelas anteriores de Juan Eslava Galán y desarrollada en Jaén casi en su totalidad. Así que aquí dejo mi recomendación.
A otros parece que la obra no le gustó tanto, en fin, cuestión de gustos.

2 Comments:

Kalimero said...

Vaya, pues no tenía ni idea que Nicholas Wilcox era nuestro Juanito Eslava!!! La verdad es que me lei uno de sus libros de templarios y era bastante entretenido y ahora que se que es Juan el que se esconde detras seguro que me leo alguno más.

Saludos.

josera said...

Si es que el mundo es un pañuelo...